La norteamericana General Electric registró una facturación de u$s 71.635 millones en el 2021. El número representa una baja del -2% en las ventas, aunque se trata de una caída menor a la del 2020, luego de que el COVID-19 impactara negativamente en sus resultados. Para el año que viene la firma tiene en carpeta un spin-off enfocado en las industrias de AviaciónHealthcare y Energía.

En el segundo año de pandemia, General Electric todavía no logró recuperar lo perdido durante el 2020. Según su reporte financiero publicado hoy, martes 25 de enero, los ingresos de la multi perdieron un -2%, por un total de u$s 71.635 millones en el 2021. Ver artículo «GE: Healthcare se derrumba». Ver press release.

Casi todas las unidades anotaron variaciones por debajo del cero. Su negocio de Healthcare percibió una facturación de u$s 17.725 millones, lo que se traduce en una merma del -2%. Ver presentación.

En esta división la norteamericana sentó a Peter Arduini como nuevo presidente y CEO a partir de enero. El ejecutivo reemplaza desde este mes a Kieran Murphy, quien tras casi cinco años en ese rol pasó a ser consejero estratégico de la firma, antes de retirarse. Ver artículo «GE Healthcare con nuevo CEO global».

En tanto, a lo largo del 2021, su unidad de Aviación osciló un -3%; y Power hizo lo propio con un declive del –4% en sus ventas. En contrapartida, el segmento de Energías Renovables se mantuvo flat el año pasado frente al 2020. La compañía apunta a concretar en el 2023 su separación en tres compañías centradas en Healthcare, Aviación y Energía. Ver artículo «General Electric se divide en tres, global».

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre