Esta semana el Estado le fijó el precio máximo de venta a un biotecnológico de ultra alto costo. El que se convirtió en el «caso uno» fue Spinraza, de Biogen. Se espera que la misma política sea aplicada a otros productos de última generación, los que son evaluados por la CONETEC.

La agenda de farma local estuvo caliente en este arranque del segundo semestre. Una decisión del gobierno relativa a la fijación de precios de un medicamento de ultra costo y el vencimiento de la prórroga del convenio PAMI fueron los dos temas eje de este inicio de julio.

Por un lado, el Estado marcó esta semana un antes y un después en materia de reembolsos de medicamentos. Por medio de una batería de resoluciones centradas en el híper caro Spinraza, le fijó su valor máximo de venta a este tratamiento y dio el puntapié para una nueva era en torno a los precios de las terapias especiales, las que son evaluadas por la CONETEC. Además, rescindió el convenio que tenía con el laboratorio norteamericano Biogen y excluyó a Spinraza del PMOVer artículo.  Ver artículo Ver artículo

En sintonía, el convenio entre las cámaras de farma y el PAMI perdió vigencia el 30 de junio y las partes aún no llegan a un acuerdo. Esto en función de que el organismo que tiene como titular a Luana Volnovich está apuntando a profundizar los descuentos en los productos únicos -es decir aquellos que no tienen copias-, lo que impacta principalmente entre las multis, enroladas en la CAEMe. Tal es así que las cámaras que nuclean a los laboratorios nacionales –CILFA y COOPERALA– quedaron con la lapicera en la mano, luego de que Volnovich solicitara como condición que estén todas las partes sentadas alrededor de la mesa para prorrogar el documento. Ver artículo.

 

 

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre