La Administración de Drogas y Alimentos de EEUU (FDA) está buscando formas de permitir que los fabricantes extranjeros de fórmulas para bebés estén habilitados a vender en el país más allá del contexto actual de escasez. Se anticiparon una serie de medidas que apuntan a facilitar el acceso al mercado.

Las escenas recientes de góndolas vacías en EEUU han demostrado lo vulnerable que se ha vuelto la cadena de suministro. Y aunque la crisis de la escasez de fórmulas infantiles en el país norte americano tuvo causas variadas llegó a su pico cuando se registraron problemas en una planta estadounidense de Abbott.

En febrero, Abbott retiró productos, tales como su marca Similac y pausó la producción de su planta en el estado de Michigan debido a informes de infecciones bacterianas en bebés. Sin embargo, después de reanudar la producción el mes pasado tuvo que poner de nuevo el freno por culpa de lluvias torrenciales. Antes del retiro, Abbott controlaba el 40% del mercado de fórmulas infantiles en EEUU. Ver «Fórmulas: otra vez bajo la picota».

La FDA cree que la situación demostró que la necesidad de diversificar y fortalecer el suministro de fórmulas infantiles en los EEUU «es más importante que nunca». Como consecuencia, hoy miércoles anticipó una serie de medidas para intentar facilitar el acceso al mercado para empresas nacionales y extranjeras más allá de la crisis actual.

El organismo anunció en mayo que permitiría las importaciones de fórmulas infantiles hasta el 14 de noviembre a efectos de aliviar la escasez. Esto le dio lugar a la denominada operación «Fly Formula» con la cual la Casa Blanca facilitó el ingreso de productos de empresas tales como la suiza Nestlé, la francesa Danone y la británica Kendal Nutricare mediante más de 30 vuelos especiales. Ver Press Release 19 de mayo // Ver Press Release 22 de junio.

Pero ahora el regulador apunta a ir más allá de la crisis puntual. Pretende crear un único punto de contacto de asistencia técnica para cualquier empresa que planifique ingresar al mercado de fórmulas infantiles en los EEUU. Esto sería una práctica similar a la que ya emplea en otros sectores, por ejemplo con los medicamentos. Con esta medida, espera alentar a que haya más participantes en el mercado, lo que incluye nuevas empresas nacionales. Ver Press Release.

A su vez, la FDA organizará reuniones con empresas que importan, venden y/o distribuyen fórmulas bajo su política discrecional temporal para determinar qué pasos adicionales serían necesarios para llegar a la comercialización ininterrumpida de sus productos a largo plazo. A base de esta exploración, anunciará en septiembre la creación de una vía para que las empresas continúen suministrando fórmula infantil a los EEUU después de noviembre.

Por ahora, las marcas y empresas que participaron en Operation Fly Formula incluyen Alfamino de Nestlé; Aptamil, Neocate y Nutricia de Danone; Enfamil de Reckitt; Kendamil de Kendal Nutricare y Bubs de Bubs Australia. Sin embargo, es posible que otras empresas, incluyendo nuevas empresas estadounidenses podrían entrar en el mercado con las nuevas flexibilizaciones.

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre