Hoy juraron los nuevos ministros que surgieron tras el refresh realizado por el Gobierno luego del resultado de las PASO legislativas. El presidente de la Nación agradeció a los ministros salientes y centró su discurso en establecer un contraste entre dos modelos de país. Dijo que se apoyó en figuras que ya han actuado durante la gestión de Néstor Kirchner.

La derrota electoral del domingo 12 de septiembre llevó a un relanzamiento del Gobierno y a un recambio en la titularidad de varios ministerios.

Luego del adelanto del viernes, hoy por la tarde juraron los nuevos funcionarios en el museo del Bicentenario de la Casa Rosada. Aunque antes, el presidente de la Nación encabezó el acto con un discurso político, el que arrancó haciendo referencia al resultado de las urnas. Dijo «ayer tuve la suerte de pasar un día muy tranquilo de reflexión donde pude tomar distancia de muchas cosas y pensar en lo que se viene».

Detalló que «lo que se viene tiene que ver con decisiones que se van a tomar a partir de ahora» y que las mismas tienen por objeto dar respuesta a una parte del electorado argentino, al que la pandemia lo ha afectado, y al que el crecimiento económico aún no  le ha llegado. Enfatizó que «hay dos países en pugna«. Y para ilustrar dicho concepto, puso en primer plano a la vacuna contra el mal de los rastrojos, que según dijo le presentó hoy la ministra de Salud, Carla Vizzotti.

Fernández mencionó que la vacuna antes se producía en el país, hasta que en el año 2017 dejó de hacerse y afirmó, «hoy volvimos a hacerla». Subrayó que la misma sirve para ejemplificar de qué dos países en pugna estamos hablando. De un país que «se despreocupa de la salud pública y abandona a los argentinos a su suerte y de otro país que dice que nuestros científicos sigan trabajando para poner en valor a los argentinos, dándole la salud que los argentinos y las argentinas merecen».

Y en otro tiro por elevación a la oposición, mencionó también a un proyecto de ley presentado ante el parlamento. Dijo: «no somos parte del país que quiere que los que trabajan pierdan sus empleos sin que nadie los indemnice. No somos parte del país que quiere «flexibilizar» derechos de los que trabajan. No somos parte del país que quiere seguir con la concentración abandonando al norte y al sur. Queremos todos ser parte de un país que se integre y que funcione unido, para sacar de la postergación a los que han quedado postergados». Y señaló en primer lugar a la «situación económica heredada».

Y ese fue el momento en que trajo a la escena al primero de los funcionarios elegidos. Fernández dijo que «no es casual que haya preferido que un gobernador norteño se haga cargo de la jefatura de Gabinete». Explicó que esto es porque cree que hay que trabajar en ese norte.  Y paso siguiente le agradeció a todos los ministros salientes. «Se trata de funcionarios ejemplares que han dejado todo de sí», subrayó. Dijo que les ha tocado ejercer su función en un un tiempo que seguramente los recordaremos todos como los dos peores años de nuestras vidas. «Hay un país que reconstruir, donde la producción tenga sentido, donde el trabajo tenga sentido, donde cambiemos planes sociales por trabajo«, sostuvo.

En primer lugar prestó juramente Juan Manzur como jefe de Ministros. Luego le siguió Santiago Cafiero como Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, posteriormente Julián Domínguez como titular de Ganadería, Agricultura y Pesca. En orden el que juró fue Aníbal Fernández como ministro de Seguridad y posteriormente Jaime Perzyck que comenzará su gestión en Educación. A continuación juró Daniel Filmus en Ciencia y Tecnología y Juan Ross quien pasa a ser secretario de Comunicación y Prensa ante la renuncia de Juan Pablo Biondi, criticado por la vicepresidenta Cristina Fernández.

Salvarezza se despide: cambios de Gabinete

Medicamentos: se cuelan en la coyuntura

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre