Hoy el salón de Conferencias de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires estaba repleto.

 Es que Manuel Limeres fue nombrado formalmente como miembro de la Academia Nacional de Farmacia y Bioquímica.

www.academianacionaldefarmaciaybioquimica.org

Así Pharmabiz dio cobertura a una reunión en la que numerosos miembros y amigos claves del sector, quisieron ser testigos.

Se lo vio a Javier Lombar, el número uno de IMS; Hernán López Bernabó, presidente de HLB Pharma;  Carlos Chiale, interventor de la ANMAT, y hasta el ex ministro de Salud de la Nación Ginés González García.

También estuvieron James Harold, Country manager de Novartis y presidente de CAEME;  Jorge Carnelli de Roemmers; Eugenio Merino, directivo de Bagó; Jorge Sancho, gerente de Asuntos Institucionales de Ivax; y Antonio Rubio, del nacional Gramon.

Dijo presente Juan Tonelli, director ejecutivo de la CAPEMVel; Marcelo Nacucchio, titular del laboratorio Pharmatrix; y Eduardo Franciosi en nombre de CILFA.

No quisieron perdérsela Guido González Duarte, gerente general del laboratorio Dryburg; Carlos Cambareri, gerente de Wierhom Pharma; Jorge Marun, a cargo de la dirección técnica de la división diagnóstica de Abbott; y Ernesto Espino,  quien ejerce el mismo rol en Roche Diagnostic.

Estuvieron los miembros de la COFA; Eugenio Zanarini, Vicerrector de Isalud;  y hasta el propio Daniel Lalín, -amigo de Racing.

El discurso del nuevo académico llevó como título “La Farmacia como un todo”.

Allí se refirió al conflicto entre la farmacia artesanal y la industrial, que dijo “data de hace más de 100 años” y apuesta a que tiene que resolverse.

El académico Sem Albónico, quien fue su presentador, hizo un repaso por la trayectoria de LImeres. Mencionó sus antecedentes como farmacéutico por los hospitales Tobar García, Rawson, Francés y el Sanatorio Güemes.

También su período al frente de la ANMAT, www.pharmabiz.net/?p=106 así como su impulso a la 7ma edición de la farmacopea argentina, la que se puso en marcha después de 25 años.

Limeres subrayó que trabajó muchos años junto a los equipos del Ministerio de Salud, centrado en el problema del acceso a los medicamentos.

Fue enfático: “de nada sirve que tengamos los mejores medicamentos, si los mismos no pueden llegar a la población”.

Su discurso fue genuino. “Lo definí junto a mi terapeuta”, dijo. Y así blanqueó que redondeó el título de la ponencia durante su espacio de análisis.

Las risas del auditorio acompañaron la confesión. Así, una mezcla de reconocimiento, calidez humana y aplausos, fueron la síntesis de la reunión.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre