El desplome en la demanda de esmaltes, fragancias, maquillaje y otros productos de cosmética, marcó a fuego el semestre de Revlon. La multi se fue a pique con una caída del -28.7% en su facturación global durante la primera mitad de este 2020 de coronavirus.

La mayoría de las multis de cosmética sintieron de lleno el impacto del COVID-19 en su facturación semestral. Por caso, la norteamericana Revlon derrapó un -28.7% en ventas globales frente al primer semestre del 2019. Ver press release

La compañía, que ya había reflejado un desplome del -18.1% en el primer trimestre del año, registró ingresos por u$s 800 millones en este semestre de coronavirus, y todas sus unidades quedaron al rojo vivo. Así se constituyó en la multi de cosmética que tuvo el mayor derrumbe, a diferencia por caso de los franceses de L’Oréal a los que al menos su negocio de Cosmética Activa le salva las papas del fuego. Ver artículo.

La que más arrastró la performance de la corporación fue la división bautizada Revlon, que le devuelve la mayor facturación con ventas por u$s 316 millones, pero que cayó un -36.4%. Se trata del negocio que comprende a todos los productos que llevan su nombre como marca, tales como los cosméticos Revlon ColorSilk; las tinturas Revlon Professional; los esmaltes y accesorios de belleza.

Los productos que llevan el nombre Revlon como marca fueron los que más cayeron, con un derrumbe del -36.4% en la primera mitad del año. En tanto sus Fragancias derraparon un -31.7% debido al cierre de free shops y tiendas de perfumería en todo el mundo.

Pisándole los talones quedó su unidad de Fragancias que exhibió un descenso del -31.7% en el primer semestre. Se trata de un segmento que ya venía a la baja desde el 2019 y que este año se vio fuertemente afectado por los cierres temporales de los free shops y de la mayoría de las tiendas de perfumería y Lujo en todo el mundo. En este portafolio resaltan por caso las etiquetas de Britney Spears; Elizabeth Taylor; Mariah Carey; John Varvatos; Christina Aguilera; y Giorgio Beverly Hills.

El negocio de Elizabeth Arden, adquirido en 2016, también perforó su facturación. Cayó un -23% en ingresos con sus marcas de perfumes, cremas y cosméticos Elizabeth Arden White Tea, Elizabeth Arden Red Door, Elizabeth Arden 5th Avenue y Elizabeth Arden Green Tea, entre otras.

Por último, el segmento bautizado Portfolio fue el que menos declinó en la primera mitad del año. Retrocedió un -15.8% en ventas con sus etiquetas Almay en cosméticos; American Crew para artículos masculinos; y Cutex para el cuidado de las uñas, las que se venden principalmente en tiendas departamentales, distribuidores profesionales y salones de belleza.

 

Revlon publicó sus resultados semestrales el jueves 6 de agosto.

Revlon: desplome en el trimestre

Revlon: reestructuración 2020

Revlon ficha a Goldman Sachs

Revlon cae con Fragancias y más

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre