La semana que termina registró novedades de diversa índole. Lo principal llegó desde el Estado nacional, que firmó un nuevo acuerdo por vacunas con Pfizer. Mientras tanto, la posibilidad de sumar a las dosis anti COVID-19 al calendario obligatorio fue rechazado como una propuesta surgida desde el Parlamento.

Las vacunas siguen fuertes como el gran tema de la agenda político sanitaria. En medio de la tercera ola de COVID-19, el gobierno informó sobre la firma de un nuevo acuerdo con la norteamericana Pfizer. Se firmó un contrato a efectos de adquirir 18,5 millones de vacunas para  este 2022, lo que incluye dosis pediátricas. Son unidades que se suman a las 20 millones del contrato vigente y firmado en julio del año pasado. El anuncio se dio poco después de que la ANMAT avalara estas vacunas para su uso en niños de entre 5 y 11 años. Ver artículo Gobierno y Pfizer: acuerdo 2022.

A su vez, la agenda parlamentaria 2022 ya tiene algunos temas en su haber. Esta semana saltó como relevante la presentación de un proyecto de ley a fin de «incorporar la vacuna anti COVID-19 al calendario nacional de vacunación» y que de esta manera se convierta en obligatoria.Todo se originó en el bloque del Frente de Todos. Sin embargo, la ministra de Salud Carla Vizzotti ya salió a rechazar la iniciativa, lo que de todas maneras, es un resorte del Ejecutivo. Ver artículo Vacuna anti COVID-19 empuja al calendario.

Desde el Estado a su vez, surgió una resolución, a efectos de ampliar la cobertura de productos aptos para celíacos. El Ministerio de Salud actualizó el monto que las prepagas y obras sociales deben brindar para la compra de harinas, premezclas y otros ítems relacionados con esta intolerancia alimenticia. Todo se da en el marco de la Ley 26.588. Ver artículo Cobertura OO.SS. y prepagas, celiaquía.

La cartera sanitaria nacional también puso la lupa en el negocio del tabaco. A través de la Resolución 143 se obliga a las empresas a adecuar las etiquetas de los productos de tabaco que comercializan, así como la publicidad de los mismos. Además, habrá un plazo de un semestre, previo al lanzamiento de nuevos productos, para presentar ante el Ministerio de Salud la propuesta de etiquetado y publicidad de los mismos a efectos de su autorización. En esta línea, se prohibió la mención de ingredientes tales como saborizantes o aromatizantes. Las empresas tendrán un año para adaptarse a estas exigencias. Ver artículo Etiquetado tabaco: nuevas exigencias.

En el wing corporativo, lo que surgió como relevante fue el rechazo a una oferta de compra para el negocio de Consumo Masivo de la británica GSK. El interés llegó de la mano de la angloneerlandesa Unilever, que puso sobre la mesa £50.000 millones. La compañía tiene previsto escindir este negocio, que comparte con la norteamericana Pfizer, mediante un spin-off a lo largo de este 2022. Sin embargo, en este caso, consideró que el monto de la oferta, infravaloraba la compañía. Ver artículo GSK: vade retro a Unilever, Consumo.

Otra compañía que se subió a la primera plana informativa fue Osmotica, que cambió de nombre a nivel global y pasó a ser RVL Pharmaceuticals. El año pasado, la firma que nació en el riñón del ex laboratorio Phoenix de la familia Sielecki había desmantelado su sede de Humahuaca y desvinculado a medio centenar de empleados. Ver artículo Osmotica: fin para su filial argentina.

 

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre