El balance de este 2020 será el de un año atípico. La pandemia del COVID-19 dejó impregnada su marca a nivel global y la industria de farma emergió como protagonista indiscutida. Clasificado como «esencial», el sector no detuvo sus motores durante todo el período. Como nunca, la opinión pública posó sus ojos en los desarrollos de farma, vinculados con la «vacuna del año».

El año estuvo lleno de fotos. El CEO local de Pfizer con barbijo en la Casa Rosada; repetidas conferencias mediante las cuales se estiró como chicle la cuarententa en la Argentina; un anuncio de «último momento» en el que se daba a conocer que AZ fabricaría la vacuna anti COVID-19 en el país. Acto seguido, los móviles de la televisión local apostados frente a la «ex planta» de AZ en Haedo, señalando que allí se elaboraría el producto, cuando la misma ya estaba vendida a empresarios nacionales.

Hugo Sigman constituyéndose en el partner local de AZ a efectos de fabricar únicamente el reactivo; centenares de notas en los medios confundiendo sobre que fabricar no significa aprobar y aprobar no significa que haya disponibilidad de producto. Voluntarios entrevistados por los medios a fin de contar su experiencia en los diferentes estudios clínicos de vacunas anti COVID-19, como si eso pudiera incidir en algo en los resultados finales y en la aprobación ante la ANMAT. Jugadores relevantes como Janssen y Sanofi, que también tienen vacunas en desarrollo, que se mantuvieron sin estridencias y sin generar falsas expectativas.

Instituciones médicas que rechazaron el ingreso de pacientes no COVID, dejando sin paraguas asistencial a miles de personas. Gestión de tratamientos y medicamentos mediante pantallas y farmacias readaptadas con forceps. Todo eso y más en este 2020 al que le quedan pocas horas. Por eso, es el momento de revisar cómo fue el año para la industria farmacéutica, la que se convirtió en la vedette de la agenda mundial.

A nivel local el PAMI mantuvo su protagonismo con permanentes acuerdos de prórroga. Las extensiones de los convenios con la obra social fueron centrales durante todo el 2020, tanto para los medicamentos ambulatorios como para los oncológicos. Además, las deudas vigentes desde el gobierno anterior también resultaron relevantes para la industria.

En la Argentina, el Día D fue el viernes 20 de marzo, cuando el presidente Alberto Fernández decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio. A partir de allí, las empresas le pusieron llave a sus oficinas y dieron inicio a la virtualidad que continúa vigente en gran parte del sector. Aunque la pata fabril no apagó los motores. La industria de farma se reclasificó como «esencial» y emergió como la gran protagonista. Fue así que las plantas de manufactura en la Argentina siguieron funcionando aunque con un ausentismo cercano al 20% en función del personal exceptuado.

En paralelo, el Poder Ejecutivo le puso un candado a los despidos en el sector privado, una normativa que continúa vigente hasta, al menos, enero del 2021. Sin embargo, la prohibición no fue obstáculo para que se registren diferentes iniciativas de recorte bajo el formato de «retiros voluntarios» como los que implementaron los laboratorios Novartis, Novo Nordisk, y TakedaVer artículo. Ver artículo.

En tanto, las negociaciones paritarias que en un principio parecían freezadas en farma se mantuvieron en modo trimestral. Las distintas cámaras industriales cerraron ajustes escalonados a lo largo del año. Así, los trabajadores de laboratorios y droguerías afiliados a FATSA anotaron en ambos casos un incremento del 22.3%. Los empleados de farmacias reunidos en ADEF acumularon una recomposición del 22.2%; mientras que los -que se desempeñan en empresas enroladas en la CAPA- un 12%. En todos los casos las cifras quedaron claramente por debajo de la inflación que, según estimaciones privadas, podría rondar el 36.7% este año.

Los convenios PAMI, enredados 

El PAMI en este 2020, una vez más se mantuvo vigente en el centro de la agenda de farma. Con diferentes tiras y aflojes el convenio con la industria se fue renovando, aunque el eje de conflicto, a poco de que cierre el año, sigue siendo el «precio PAMI«, categoría que se generó durante la presidencia de Mauricio Macri. Es un punto de discusión originado en la enorme brecha existente con el precio de venta al público. De hecho, todas las cámaras del sector elevaron una carta a la obra social comandada por Luana Volnovich a fin de barajar y dar de nuevo al filo de este año de pandemia. Ver artículo.

Como si faltaran condimentos, en este 2020 se arrastró la deuda que el PAMI mantiene con la industria desde la era Macri, por la compra de medicamentos del segmento de Oncología y Tratamientos Especiales –OYTE–. Después de varias dilaciones, el organismo empezó a cancelar parte de dicha suma mediante Bonos de Consolidación que cotizan en la bolsa porteña. Así la obra social, saldó a poco de cerrar el año un primer pago de $4.080 millones (u$s 45.9 millones*) de una onerosa cuenta de $11.088 millones (u$s 124.8 millones*). Ver artículo. 

Los medicamentos de ultra alto costo, en tanto, continuaron en el centro de la escena. Después de distintas disputas judiciales, el Estado cortó por lo sano y en julio le fijó el precio a Spinraza, medicamento que se convirtió en un caso de referencia. Así con las arcas públicas desvencijadas se le dio inicio a una nueva era en la que algunos productos podrían tener un valor fijo antes de salir al mercado. Ver artículo.

En esta línea y según pudo saber Pharmabiz, el gobierno tiene en carpeta seguir los mismos pasos con otro tratamiento que estuvo en spot en este 2020. Se trata de Trikafta, de la norteamericana Vertex, el que aún no está aprobado por la ANMAT. Trikafta, que cuesta u$s 311.5 mil anuales, podría ser el próximo en verse ajustado a un precio máximo. El mismo quedó contemplado en una ley específica de fibrosis quística, que fue reglamentada en noviembre. Ver artículo. Ver artículo.

Vacunas y trials

Las reinas del 2020 fueron las vacunas anti COVID-19 que protagonizaron múltiples anuncios y pusieron en valor al eslabón de los estudios clínicos en el país. Fue a raíz de que empresas como Pfizer, Sinopharm y Janssen, decidieran incluir a la Argentina entre los mercados donde probarían sus vacunas candidatas. Ver artículo.

A su vez, el Estado oficializó una normativa específica para facilitar la importación de vacunas anti COVID-19, y trabó distintos acuerdos en pos de adquirir cierto stock previo a que sean aprobadas por la ANMAT. Cerró un deal con el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF por sus siglas en inglés) para recibir unas 600 mil dosis -de doble aplicación- de Sputnik V. También tiene un contrato con los británicos de AstraZeneca y con el esquema COVAXVer artículo. Ver artículo.

Para el ecosistema biotech, el 2020 terminó con una buena noticia. Ayer se reglamentó la ley de Economía del Conocimiento, que había sido aprobada a principios de octubre. La misma implica beneficios tributarios para las compañías nacionales de biotecnología -entre otras industrias-. Sin embargo, la sanción no fue fácil, sino que estuvo varios meses freezada en el Congreso y anotó algunas modificaciones antes de oficializarse. Ver artículo.

Otra normativa que salió a la luz fue la ley 27.350, que le dio un marco legal al autocultivo de cannabis para uso medicinal y permitió la venta de productos a base de sus derivados en farmacias. La misma fue reglamentada y oficializada en noviembre, y poco después la ANMAT le terminó de dar el OK al primer producto de este tipo. Fue para Convupidiol, de la empresa Alef Medical Argentina. Ver artículo. Ver artículo.

Compras públicas

La pandemia del COVID-19 también tuvo su impacto en las licitaciones y contrataciones que el Ministerio de Salud de la Nación puso en marcha durante este 2020. Así, por caso, el programa Remediar siguió vivito y coleando en este año de cuarentena. La cartera sanitaria predefinió en noviembre -luego de cuatro meses de su apertura- una mega licitación para la que tiene previsto desembolsar una suma total de $2.700 millones (u$s 31,3 millones**). Todo con el objetivo de adquirir medicamentos esenciales para el primer nivel de atención. Ver artículo.

En el segmento de los anticonceptivos, el Estado llevó a cabo un conjunto de compras en este 2020. En junio uno de los principales ganadores de una licitación pública que implicó una erogación de $615.7 millones (u$s 8.4 millones***) fue Droguería del Sud, que actuó en nombre del laboratorio Craveri. En tanto, en octubre se concretó una contratación directa para la adquisición de anticonceptivos hormonales inyectables por $280 millones (u$s 3.3 millones****). Mientras que en este diciembre el Estado preadjudicó un proceso por $534.4 millones (u$s 6.1 millones*****) para el que figura Elea como principal candidato. Ver artículo Ver artículo Ver artículo

Spinraza, el producto estrella de Biogen también fue protagonista de una dupla de compras públicas. Por un lado se adjudicó una contratación directa por exclusividad destinada a la adquisición de 80 frascos ampolla para la que se desembolsaron u$s 2.6 millones. Y por el otro se predefinió la contratación de un servicio de logística y distribución para el traslado del medicamento en el interior del país. La empresa recomendada fue Andreani, que podría facturar u$s 15.1 mil. Ver artículo.  Ver artículo.

La cartera sanitaria adjudicó en noviembre una contratación directa para dotar a los equipos de salud de las 24 jurisdicciones del país, involucrados en operativos COVID-19. El proceso incluyó la adquisición de barbijos de triple capa de un solo uso, alcohol de uso medicinal, camisolín o bata de un solo uso de tela no tejida, guantes de látex descartables, e hisopos de dacrón descartables. Todo por $159.8 millones (u$s 1.8 millones**). A su vez de cara al plan de vacunación contra el COVID-19, el Estado definió una compra de 20 millones de jeringas descartables. Esa operación tuvo como ganador a Propato Hnos., que resultó adjudicataria con una cotización de $58.4 millones (u$s 681.1 mil******). Y al filo del cierre del año se activó otra contratación relativa a jeringas de la que aún falta el dictamen de evaluación de ofertas. Ver artículo. Ver artículo jeringas Ver artículo jeringas II

Además, en este primer año de gobierno de Alberto Fernández, el Ministerio de Salud de la Nación revisó varios de los expedientes de las compras públicas realizadas durante la era Macri. Incluso, echó para atrás diferentes renegociaciones de precios realizadas con distintos laboratorios en la gestión anterior. Algunas de las licitaciones puestas en jaque fueron las que tuvieron como ganadores a la suiza Novartis; y a los nacionales de Klonal y Lazar. Ver artículo.

Farmacias y seguridad social

Las farmacias debieron adaptarse a nuevas formas de demanda. En las góndolas el producto estrella fue el alcohol en gel, mientras que el e-commerce ganó participación en gran parte de las compañías. Además, las cadenas ubicadas en el centro de las ciudades perdieron frente a las barriales como consecuencia de la cuarentena.

En las farmacias, por la migración del tránsito en el centro a los barrios, se vio una revalorización de las independientes. Según IQVIA, las cadenas del retail perdieron participación en este contexto como consecuencia directa de la cuarentena. Además, el canal registró un desabastecimiento de alcohol en gel durante marzo, que pronto se convirtió en una diversificación de los jugadores en la categoría. Ver artículo. Ver artículo.

Los retailers farmacéuticos tuvieron que adecuarse a la receta digital encuadrada en la ley 27.553, promulgada en agosto. La normativa incluye a su vez a la práctica de la telemedicina como sistema de atención a pacientes. Así, varias empresas lanzaron apps propias incluso antes de que se oficializara la medida. Figuran, por caso, «Llamando al Doctor«, de Galeno; «Citaldoc«, de la start-up E-Health; y «Doc24«, entre otras. Ver artículo.

Por el aislamiento obligatorio, la crisis económica generó una caída en la recaudación de las obras sociales. Con algunas industrias más golpeadas que otras, la Superintendencia de Servicios de Salud salió a darle respaldo financiero a los servicios de salud para garantizar la atención. El salvataje se inició en mayo y se extendió durante todo el año, aunque durante octubre el monto se desaceleró gracias a la gradual recuperación del mercado. Ver artículo. Ver artículo.

Para las prepagas las noticias no fueron halagüeñas. Es que las prestadoras privadas de salud se vieron vedadas de aplicar aumentos durante todo este 2020. Recién este mes podrán hacer un ajuste del 10% en sus cuotas, el primero del año. Por otra parte, ya con un pie en el 2021, el Congreso aprobó el Presupuesto presentado por el ministro de Economía Martín Guzmán. En el documento ya figura una porción del gasto de la cartera de Salud que contempla la compra de vacunas anti COVID-19, a pesar de que todavía ninguna de las que se están testeando en la Argentina fue aprobada. Ver artículo. Ver artículo.

Balance 2020 - Inforgafía

*u$s 1= $88,80 (Cotización BCRA del 22/12/2020)

**u$s 1 = $86,12 (cotización BCRA correspondiente al 24/11/2020)

***u$s 1 = $73,12 (Cotización BCRA del 23/06/2020)

****u$s 1 = $82,63 (cotización BCRA del 05/10/2020 

*****u$s 1 = $87,13 (cotización BCRA del 03/12/2020)

******u$s 1 = $85,74 (Cotización BCRA al jueves 19/11/2020)

 

Balance 2019: el año de un vistazo

Balance 2018: PAMI, recesión y más

Farma 2017: pujas, amagues y más

Balance 2016: vaivenes, peleas y más

Cerró 2015: qué pasó en Farma

Farma: ¿qué pasó en 2014?

Pharmabiz: balance 2013

Pharmabiz: balance del 2012

Farma: todo lo que pasó en el 2020 de pandemia. Hacé click y leé el informe especial. #Laboratorios #Farma #Medicamentos #Balance2020 #Análisis #Pandemia #COVID19 #Coronavirus #Informe #GestiónFernández #Pharmabiz

Dejar respuesta

Escriba su comentario
Ingrese su nombre